Que esta vida nuestra está llena de agujeros


Que este Samsara budista que nos tiene atrapados está repleto de agujeros de acceso a ese Nirvana que creemos inalcanzable.

Que esta vida nuestra a la que hemos llegado tras ser expulsados del Edén por siempre anhelado de los cristianos...

Que esta vida sin sentido del universo del escépticismo... está llena de agujeros con acceso al sentido.

Que esta vida loca de mi tocayo Céspedes... con su loca realidad....

Agujeros, agujeros por todas partes.

Agujeros por todos lados.

Sociable

jueves, 3 de diciembre de 2009

Más porqués de agu(j)eros



El para qué de este blog…: Abierto.

Es cierto que he hecho todo un trabajo, de los míos,… paso a paso, para que este blog naciera… Es tan cierto, como que la mitad del trabajo, o más, la he dejado a expensas de lo que se colase por los agujeros que tiene la vida mientras el proceso seguía su curso… mitad guiado por mi predisposición y decisión firme de caminar hacia ello. Mitad redireccionado por las ventoleras o succiones de los agujeros.

Lo mismo sucede con el para qué… He recopilado motivos encontrados a lo largo de más de veinte años de escritor nonato… y entre recopilar y someterme a las brisas, torbellinos y ráfagas de los agujeros; encontré un impulso fuerte del para qué. Estimulado por el Salvador al que hago referencia en Agradecimientos.

Eso es el motor que impulsa hasta que decido hacerlo público. Aunque no es el único.



Gran Cañón del Colorado. USA. Diciembre 2005

En este momento siento que hay más de la mitad de agujeros en Agu(j)eros. Que es más lo que no controlo, lo que no sé, lo que me hipnotiza… que lo que me propongo, pretendo o quiero impulsar en alguna determinada dirección.

Ayer Alba*, en un mail felicitándome por el estreno del blog, … me encargó esta curiosidad suya: “Después de haber visto que más de 200 personas han visitado tu blog... ¿cuántas personas te han escrito para decirte cosas?”

*voy a decidir llamar a las personas por su nombre real, ficticio, de cabecera, pila o segundo nombre. Usar “amiga”,”persona”, “paciente”… para preservar su intimidad me coloca en la tesitura de elegir el trato que le doy… y como que no me gusta.

Entré al blog para comprobar ese dato y el contador marcaba 273 visitas. 22 personas contabilicé que me habíais escrito para decirme cosas. Esta mañana, 329:27.

Hasta que decido hacerlo público...


Sequoyas Park. USA. Enero 2006

Ayer me sentía abrumado…. Me estimulaban a seguir: el aliento, y la transcripta espera de más post, que me habéis hecho llegar (y que no sé si alguien puede imaginar cuánto agradezco). Al tiempo que me zarandeaba la emoción que eso me provocaba. Como un niño en la víspera de Reyes Magos.

Esta mañana me ha preguntado Carmen P. que por qué la jota entre paréntesis de agujeros. También me aclaraba que ha entrado al blog desde el trabajo y que sólo había hecho una lectura por encima. (Por eso es muy probable que no leyera lo de la sonoridad de la jota aspirada)

Mira tú por donde que me estaba mostrando un nuevo agujero por el que mirar. O varios ;-)


 Parking de Atocha. Madrid. Febrero 2008

Hace diez años conocí a un licenciado en Bellas Artes que estaba estudiando psicología y formándose como psicoterapeuta. Era un tipo con una de esas presencias espectaculares, un híbrido entre Brad Pitt, Rob Lowe y George Clooney. La gente se paraba a mirarlo por la calle. Y no bromeo.

Estuvimos de tirón, en uno de nuestros encuentros, casi siete horas de tertulia íntima..

Habló de sí mismo, expresó vivencias y sentimientos… Y me dejó estupefacto,… porque parecía que por “dentro” estaba hueco, vacío… el eco de sus palabras apenas resonaba, … su interior aparentaba muy poca profundidad. Su exterior era un potente radar. 

Cuando los tópicos arquetípicos se me representan en toda su amplitud, me quedo perplejo.

Yo expresaba el arte en aquellos tiempos diseñando y manufacturando pequeños muebles, lámparas,… Y quiso que le mostrara algo. Cuando vio una mesa de centro y una lámpara de pié, que incluían madera de pino entre sus materiales. Madera sin barnizar, ni pintar, … Espetó: No soporto a los artistas que se dejan las obras sin acabar.

¿Has sentido alguna vez que te dan una torta, y que antes de poder reaccionar te dan otra en la otra mejilla? Plas! Plas!: Me acaban de otorgar un título de artista. ¿Obras sin acabar?

¿Cuándo se acaba qué?

Yo no conozco los parámetros ni para definir qué es arte, ni para considerar que alguien sea llamado artista.



 Paul Getty Museum. Los Ángeles. USA. Diciembre 2005

La pregunta de Carmen me ha sugerido que el paréntesis de la Jota es como una ventana, un agujero para mirar dentro de Agu(j)eros… Un Blog que está vivo. Una puerta en el fondo de un inmenso salón que sugiere que además de todos los detalles del salón, hay una puerta que te puede llevar a otro lugar.

Cuando decidí el paréntesis fue como un brochazo improvisado en el lienzo que cuidadosamente prepara un pintor. Un brochazo con la mano izquierda casi por accidente, y traicionando a la diestra… El artista se va a la cocina a por un café, y cuando vuelve mira de reojo, de lejos, el lienzo… Y sonríe: Me gusta ese brochazo. Le da un algo…

Aunque no sabe para qué… 

El arte está vivo. Abierto. Es por eso que inspira. A mi me inspira.

Como me inspira,… me moviliza.

El mismo uso que le estoy dando a la palabra agujeros es, más que ambiguo, polivalente… Parece que es esto, pero por momentos se está refiriendo a lo otro aquello. Agu(j)eros tiene sentido que no se preste a encontrarse con tapaderas con cierre hermético… Y si esto algún día acabara sucediendo… por el efecto mariposa, el de boomerang, o la teoría del Big Bang, … aquel tipo con aquella presencia tan espectacular, acabaría trasmitiendo muchísima profundidad interior ¿valga la redundancia?

Sólo añadir que casi la mitad de lo que escribo…. No me entero de que lo he escrito, ni de su intención o sentido… hasta que no lo he leído un tiempo después de que haya sido “publicado”.


Isla de Tabarca. Septiembre 2006