Que esta vida nuestra está llena de agujeros


Que este Samsara budista que nos tiene atrapados está repleto de agujeros de acceso a ese Nirvana que creemos inalcanzable.

Que esta vida nuestra a la que hemos llegado tras ser expulsados del Edén por siempre anhelado de los cristianos...

Que esta vida sin sentido del universo del escépticismo... está llena de agujeros con acceso al sentido.

Que esta vida loca de mi tocayo Céspedes... con su loca realidad....

Agujeros, agujeros por todas partes.

Agujeros por todos lados.

Sociable

miércoles, 17 de marzo de 2010

EL CRECIMIENTO SUCEDE


 Agujero a la entrada de mi despacho.

¿Cometí un error? Los errores no existen por definición... Para cometer un error tendría que suceder la oportunidad de volver a estar donde estuve y tendría que existir la oportunidad de actuar de la manera como se me ocurre ahora que tendría que haber actuado.

Como eso no es posible, los errores no existen.

Tendría que poder suceder que lo que descubro después del “error” tendría que haberlo descubierto antes de cometerlo... pero ese antes ya sucedió, y el descubrimiento no estuvo presente.

A menudo me viene la inspiración para escribir cosas de este tipo, y las descarto por obvias... pero también a menudo, me encuentro a la vuelta de la esquina con alguien practicando este deporte, y me vuelvo a preguntar ¿cómo es que seguimos una y otra vez con este vicio?

 
Agujero que se sale de la foto.

Hace muchos años escuché hablar a alguien de “la culpa arraigada en la cultura judeocristiana”

Se debe tratar de eso.

¿Entonces cometo un error cuando afirmo, pienso o me machaco diciéndome que he cometido un error? La respuesta es No. Los errores no existen.

Más bien estoy haciendo trampas. Como cuando estamos jugando a las cartas y espiamos de refilón las cartas del contrario... y contamos pues con una posición aventajada,... porque hemos visto lo que debería de permanecer oculto hasta que se destapara....

Los “errores” no son evitables... las trampas sí lo son.

 Foto desenfocada de la Lonja de Valencia.

La otra trampa eternamente ejercida es la de justificar al verdugo que actúa sobre los errores por su finalidad de aprender de ello y evitar en el futuro seguir cometiéndolos.... Si la primera trampa es valorar el pasado desde la perspectiva del presente,... la segunda es aventajarse al futuro desde el presente justiciero del pasado.... Propósito de enmienda, dolor de corazón.

Un bebé no aprende a caminar porque se machaca haciendo recuento de los traspiés y culadas que se ha pegado mientras se entrenaba... Es más,... si se juzgase por los traspiés que se pega en el intento una y otra vez, de llegar a caminar con soltura,... probablemente llegaría hasta bloquearse.

El crecimiento sucede.

martes, 2 de marzo de 2010

Y SONABA RUBÉN BLADES...


Me acabo de estrenar con Ubuntu y desterrado para siempre Windows.... ¡Qué alivio! Me compré un porsche hace dos años, acabé conduciendo un 600, y ahora el 600 vuelve a ser un porsche, con sólo cambiar el sistema operativo, gratis además ;-) ¡Qué cosas!

¿Y si todo fuera tan fácil?

En el proceso de crisis y cambio de sistema operativo he estado revisando documentos guardados y otras tantas cosas... de entre los cientos que empecé a escribir y no acabé.

Uno me llamó especialmente la atención, me gustó el título, lo abrí, y he decidido reciclarlo:
Tabarca,  diciembre 2009

Y SONABA RUBEN BLADES (escrito en abril de 2008)

En todos los momentos de mi vida, desde hace tiempo, pero sobre todo en los procesos más “delicados”,…presto mucha atención a lo que sucede mientras duermo, los sueños, el despertar,… son claves, chispas que me dan información, que hay que saber “interpretar”.

En ocasiones me levanto con una canción en la cabeza, que tiene una letra, que me dice algo, que tiene un ritmo, que pone a mi cuerpo en una determinada “predisposición”, por ejemplo, para salir de un bache, y retomar riendas…

Esta mañana me he levantando sintonizando en el dial de mi radio interna, una emisora, en la que no deja de sonar, una y otra vez una canción de Rubén Blades de los 80: “Ligia Elena”…


Hay caminos, trayectorias, senderos, autopistas,… cada uno en la vida hace un “viaje” transita por unos lugares diferentes… una trayectoria vital…

Una vez me dijeron que los esquimales, los inuit, tienen en su lengua 250 palabras para nombrar los distintos matices del color blanco, y cientos de términos para asociarlos a abstracciones como la pureza, la verdad, etc.

Si ellos los distinguen será que los “hay”, aunque los que no somos esquimales, distingamos sólo algunos matices del blanco.

Y es mucho lo que acabo de decir… ¿Lo esencial es invisible a los ojos?

El ejemplo de los esquimales es sobre un determinado grupo humano, viviendo en unas condiciones especiales de supervivencia,… o sea, la percepción sensorial al servicio de la supervivencia… Habría mucho que contar sobre esto..

Pienso que cuando el ser humano aterriza en el llamado “estado de bienestar” de la sociedad capitalista,… la masa crítica de humanos que caen bajo el telón de “necesidades básicas cubiertas”, se adormecen sus capacidades, hay un acomodamiento… algo que llevamos buscando como humanidad, como especie, desde hace siglos…. El Ser humano, el gran depredador.

muchas veces me siento como uno de los personajes de una película de aventuras, que anda recogiendo mensajes para descifrar los matices del blanco, qué se esconde tras lo que llamamos realidad, lo que es invisible a los ojos,…

En mi estancia en USA me reencontré, casi al final de mi viaje,… con un viejo amigo, Manuel (el mejicano), la eterna pareja desparejada de mi mejor amigo desamigado Ruben, …

Con Manuel, desde el principio, compartí, una complicidad implícita: una estrafalaria (pero no la pierdas de vista!) manera de enfocar los ojos para mirar la realidad y el mundo…

Complicidad compartida, también, con el protagonista de la novela: El hombre que se enamoró de la luna.

Después de dos meses de estancia en California, un viaje que jamás estuvo en mis planes, a uno de esos lugares que te “arrastra” la vida, si es que no tienes un centro fuerte y definido con propósitos, ideas y metas claras…

Después de esos dos meses, que me abrieron los ojos,… me encontré con Manuel en Chulavista, “pueblito” cerca de San Diego, de camino a Tijuana… Salimos de copas por San Diego, y hablamos largo y tendido, en una de esas veladas que da mucho de sí…

Hay un libro “Las nueve revelaciones” que fue éxito de ventas hace unos años… Un tratado de filosofía disfrazado de novela en clave para ultra creyentes de la new age… Una serie de personajes van encontrándose en situaciones que les llevan a descubrir revelaciones acerca de cómo funcionamos,… en el libro se sugería que las cosas no pasan por casualidad,… lejos de sentirme creyente ciego de teorías, desde esa mirada estrafalaria, a veces suena un “timbre” dentro de mi, para que esté muy atento de lo que acaba de suceder de manera “fortuita” …para que aunque de entrada no lo entienda, tome nota de esa anécdota, comentario, suceso,…

Intercambiando con Manuel mi observación sobre el mundo norteamericano, todo ojos por mi total desconocimiento del inglés, pero ojos chisposos escrutadores, de inocencia pureza de niño,… le expliqué a Manuel, lo que había “visto”. Manuel me sonrió…

Granada,  enero 2010.

Y hasta ahí escribí. Mi impresión, que cómo no, coincidió con la de Manuel era la de una sociedad que miraba para otro lado... En nuestro diálogo convenimos describirlo como una sociedad que había dado un ejemplo a la humanidad de cómo y hacia donde ir... Un estado democrático en una sociedad capitalista de consumo... Un modelo para todos los otros estados que había triunfado y todos le imitaban...

Esas personas que miraban hacia otro lado hacía tiempo que se habían dado cuenta de que la felicidad que vislumbraban no la daba ese sistema operativo, se sabían además el ejemplo triunfante del planeta seguido por los demás.... lo que les provocaba una zozobra, y una reacción comprensible era mirar a otro lado.

Aunque el escrito es de Abril del 2008, la conversación en Chulavista se había producido en enero de 2006.

La Alambra, enero 2010
Entonces no había Obamas, ni crisis televisadas en titulares...

Por eso cuando hoy todavía hay quién se empeña en impulsar hacia restaurar el sistema... lo entiendo si me pongo en su lugar (que suele ser la postura que da más luz) Yo me he pasado dos años restaurando el sistema de windows, una y otra vez, e instalando actualizaciones, y antivirus.... Lo llaman síndrome de estocolmo ;-)

Y aunque no se conoce todavía el Ubuntu socioeconómicosostenible que sustituya al actual, y que trascienda la crisis.... mucho me huele a que se puede parecer al modelo “linux” de muchas personas aportando sin que sólo unos pocos se lleven la mayor parte de los beneficios...

Lo de Ruben Blades venía porque fue la canción que sonaba durante todo el día en mi sintonía interna... con la que me desperté después de un largo sueño, después del día en que mi ex me comunicó que estaba iniciando una nueva relación de pareja... y nada más y nada menos que con un negro.

Me lo comunicó mientras chateábamos después de tiempo sin podernos comunicar, y un rato antes de irme a dormir.

Aquello me impactó. Temí venirme abajo... Que me afectara demasiado (porque yo seguía sintiendo que lo ”nuestro” no se había acabado...) Pero me fui a dormir, me entregué a las manos de Morfeo con confianza... y me dije: Que sea lo que Dios quiera!

Y me desperté sonando en mi cabeza Ligia Elena tan contenta y su familia está asfixiá...


Ligia Elena, la cándida niña de la sociedad,
se ha fugado con un trompetista de la vecindad.
El padre la busca afanosamente, lo está comentando toda la gente,
y la madre pregunta angustiada: en dónde estará?
De nada sirvieron regaños, ni viajes, ni monjas,
ni las promesas de amor que le hiceran los niños de bien;
fué tan buena la nota que dió aquel humilde trompeta
que, entre acordes de cariño eterno, se fué ella con él.
Se han mudado a un cuarto chiquito con muy pocos muebles,
y allá viven contentos y llenos de felicidad.
Mientras tristes, los padres, preguntan: "¿En donde fallamos?"
Ligia Elena con su trompetista amándose están.
Dulcemente se escurren los días en aquel cuartito,
mientras que en las mansiones lujosas de la sociedad,
otras niñas que saben del cuento, al dormir, se preguntan:
"¡Ay señor!, y mi trompetista cuándo llegará?"
Otras niñas que saben del cuento, al dormir, se preguntan:
"¡Ay señor!, y mi trompetista cuándo llegará?"
(Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá.)
Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá.
(Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá.)
Se escapó con un trompeta de la vecindá'.
(Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá.)
Se llevaron la niña del ojo del papá.
(Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá.)
"¿En donde fallamos?", pregunta mamá¡.
(Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá.)
Se ha colado un binche en la blanca sociedad.
Davi deo dodá, davi deoo dodá...
(Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá.)
Pudo más el amor que el dinero.., ¡Ay señor!
(Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá..)
¡Qué buena la nota que dió aquel trompeta!
(Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá.)
Eso del racismo, broder, no está en ná'.
(Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá.)
"¡Déjala que la agarre!", nos jura el papá.
(Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá.)
Ligia Elena está llena de felicidad.
("!Le voy a enseñar.. ¡que yo la voy a agarrar!.
Yo la voy a agarrar!
!Horror¡,
!Horror¡)
Mire doña Gertrudis,
le digo que estoy..,
pero es que, mire:
A mi lo que más me..,
(mmmm...)
a mi lo que más me..,
(mmmm...)
a mi lo que más me... ¡choca!
es que esa mal agradecida,
yo pensaba que me iba a dar un nietecito con..,
los cabellos rubios,
los ojos rubios,
los dientes rubios,
como Fry Donahew,
y va y se marcha con ese..,
¡con ese tusa!
(Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá.)
(Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá.)
(Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá.)
(Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá.)
(Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá.)
(Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiá.)

Tabarca,  diciembre 2009
Y sonaba Rubén Blades mientras se dibujaba una sonrisa en mi rostro... mientras pensaba cómplice en el buen sentido del humor de Morfeo... mientras bailoteaba... y me tomaba de esa manera la noticia.

Con perspectiva ahora me doy cuenta que aquel día también me desprendí de mi sistema operativo....

Han pasado muchas cosas desde entonces, pero esa es otra larga historia.