Que esta vida nuestra está llena de agujeros


Que este Samsara budista que nos tiene atrapados está repleto de agujeros de acceso a ese Nirvana que creemos inalcanzable.

Que esta vida nuestra a la que hemos llegado tras ser expulsados del Edén por siempre anhelado de los cristianos...

Que esta vida sin sentido del universo del escépticismo... está llena de agujeros con acceso al sentido.

Que esta vida loca de mi tocayo Céspedes... con su loca realidad....

Agujeros, agujeros por todas partes.

Agujeros por todos lados.

Sociable

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Las simples cosas


Hay una canción que le escuché una y otra vez a Chavela Vargas, que se llama “Las simples cosas” … Por aquella época me entusiasmaba fácilmente con los monotemas… Busqué todas las versiones de esa misma canción en diferentes artistas, estilos e interpretaciones… Martirio, Mercedes Sosa,… 

 
Cabo de Gata. Marzo 2003





Lo hice con varias canciones: Con el “Ave María” de Schubert, o con coplas como “Ojos verdes” o “Tatuaje”…

Eso era en mis primeros años de ejercicio como Psicoterapeuta Gestalt.

Afortunado o desafortunado, depende desde el ángulo que se mire… pero me recuerdo de siempre como muy abrumado si estaba muy ocupado y no tenía mucho tiempo para respirar y procesar lo “viviendo”… Causa-Consecuencia de eso mi vida ha estado más repleta de, llamémosle “ocio” (aunque también depende desde qué agujero se mire), que de “stress” por los compromisos y obligaciones contraídos.

¡Qué suerte la tuya! Dirán algunos mirando por uno de los múltiples agujeros.. ¡Que poco provecho! Dirán quienes decidan ese otro agujero por el que mirar… (esto me recuerda el chiste de ¿susto o muerte? Que por si no lo conoces sólo tienes que buscar en google)

 
San Francisco. USA. Enero 2006 


Para volverse loco si se escuchan y atienden todas las voces… son tantas, somos tantos, están tantas… porque son externas, al tiempo que internas.

Ahora que la crisis nos amenaza oigo voces que hablan de trabajar menos, y vivir más intensa y plenamente la vida, … voces que hablan de conformarse con menos posesiones y valorar más lo intangible, …

Ahora viviría con menos ruido aquella vida que tampoco sé si elegí o me tocó vivir.

En aquel tiempo de los monotemas disponía de tanto tiempo como ahora para perderlo (aún hoy con las voces nuevas de la crisis, resuenan aquellas voces en mi mente, cuando hago semejante afirmación). “Perderlo”, como si el tiempo se pudiera perder.

En aquel tiempo experimentaba y jugaba… disfrutaba haciendo esas composiciones, grabándolas, escuchándolas, mostrándolas…

Lo que cada versión trasmitía… prácticamente la misma letra,… y cuántas maneras de sentir las cosas… y de decirlas.

Estaba haciendo trabajo extra mientras “perdía” el tiempo. Comprendiendo algo más de la dimensión humana… Poniéndome en otras pieles y permitiendo que mi piel absorbiera por sus poros.


La Alhambra de Granada. Sept 2008   


Aquí y ahora y en este preciso instante estoy disfrutando, .. estoy vibrando… Estoy implicado y entregado a este acto mágico de escribir. Escribir, recordar, fluir, trascender, expresar,…

Las simples cosas no es que sean simples… Las simples cosas son enteramente, auténticamente,… soberanamente lo que son, cuando se dan en su máximo apogeo de vivir plenamente lo que sea… ver pasar una mosca, observar el manejo del bastón de un anciano que cruza un paso de peatones, entregarse al trabajo que te da de comer, o estar escribiendo tu próximo post de un blog.

No se desaprovecha la vida por tener mucho tiempo libre, ni se aprovecha más cuando se tienen muchas actividades que hacer.

La vida se aprovecha cuando se vive en su plenitud… trabajo, ocio, placer, dolor, …

Yo sé que son palabras bonitas, y que pueden resonar como estremecedoras,… como también sé que algo tan simple nos cuesta tanto.

Como también sé que como dice un refrán… que quien la sigue la consigue. Vamos! Que el que no seamos “en acto” no conlleva el que se nos olvide o nos descreamos que somos “en potencia”.




Fuentes de Rubielos. Teruel. Febrero 2007 


Una sesión de meditación no te va a llevar al Nirvana, pero muchas te predisponen mejor.

Una clase práctica para aprender a conducir no te hace un experto,… pero mucho uso del coche te lleva a un manejo con soltura.

Muchas veces pienso que el materialismo se cargó la Fe. Por eso creo que hay que reconquistar ese terreno… yo acabé llamándole “Confianza”.

Hoy no sabré amar, y no sé por qué camino he de transitar… Confío en que algún día me resultará como coser y cantar.

A eso me refiero.