Que esta vida nuestra está llena de agujeros


Que este Samsara budista que nos tiene atrapados está repleto de agujeros de acceso a ese Nirvana que creemos inalcanzable.

Que esta vida nuestra a la que hemos llegado tras ser expulsados del Edén por siempre anhelado de los cristianos...

Que esta vida sin sentido del universo del escépticismo... está llena de agujeros con acceso al sentido.

Que esta vida loca de mi tocayo Céspedes... con su loca realidad....

Agujeros, agujeros por todas partes.

Agujeros por todos lados.

Sociable

miércoles, 6 de enero de 2010

AGUJEROS PRESTADOS (primera parte)


«Como no sabía que era imposible, lo hice». ALBERT EINSTEIN


 Llevaba desde el año pasado con algo que me venía una y otra vez a la mente, quería escribir sobre ello, trataba de aplicarme, esforzarme,… pero no había manera.

Anoche desistí. Lo dejé escapar.

Esta mañana paseando por el facebook me he encontrado con la cita que encabeza esta entrada…



Agujero prestado por David. Gracias
 
No recuerdo el descubrimiento en cuestión, pero sí perfectamente la sensación que experimenté cuando, de niño en clase, el maestro nos estaba hablando de un “descubrimiento” y su descubridor.

Lo contaba completamente fascinado… ¿Os imagináis qué sería de la humanidad si tal… no hubiera descubierto esto? Mi sensación fue de angustia… de decepción, … Mi reflexión entonces: ¿tanto tiempo tenía que haber pasado para que a alguien se le ocurriera algo como eso? ¿cuántas cosas están por descubrir y no las vemos? ¿cómo podemos vivir tan tranquilos con lo que creemos si hay tantas cosas que no sabemos? ¿de qué seríamos capaces como seres humanos, y todavía no sabemos?, … y como creemos que todo lo que sabemos es Todo, para no morirnos de incertidumbre… ¿no podemos tener acceso a lo que no sabemos?




 Agujero prestado por Javier. Gracias

Lo que me viene una y otra vez a la mente desde el año pasado, tiene en algo que ver con ese recuerdo de niño, aunque es más cercano. Es un agujero que se abre a las puertas de mis 45 (para el 30 de enero) hacia un acontecimiento a mis 27 años.

Estaba sentado frente a una “paciente” y nada más comenzar me quedo en estado de shock. Estoy aterrado, no confío nada en mi, no sé cómo abordar esta situación… No podía creerme lo que estaba pasando…. No podía pensar, estaba completamente bloqueado… trataba de esforzarme por la responsabilidad que tenía que ejercer pero me sentía completamente paralizado…

Ni mi cuerpo, ni mi mente respondían a mis cada vez más ahogadas órdenes de entrar en funcionamiento… No había nada que hacer,… cerré los ojos y acepté con todas las consecuencias que no iba a poder hacer nada… sentí un sospechoso alivio acompañado de un suspiro, abrí los ojos y miré a los ojos de la mujer que tenía frente a mi, dispuesto a decirle: Lo siento. No puedo!



 Agujero prestado por Rebeca. Gracias

Entonces me quedé por unos segundos encandilado por su mirada… hasta olvidárseme lo que iba a decirle… movió la cabeza, y yo la moví con ella, sin haberlo decidido. Estuvimos un tiempo en silencio, como observándonos,… mi mente hueca, aunque ya sin sufrimiento… De repente siento como que se me acerca por detrás uno de los maestros que había conocido en la formación de tres años como Psicoterapeuta Gestalt.

Se acerca por detrás hacia mi oreja derecha y me susurra: ¿Te has fijado en el contraste entre la expresión de su boca y la de sus ojos?... Yo vuelvo a respirar profundamente.

He dicho bien “siento como que se me acerca” … porque ni ese maestro, ni todos los demás estaban realmente allí… Aunque para mi, en mi estado, eran más realidad que mis ausentes mente, control y cuerpo.
Ahora que lo digo, recuerdo que por contar cosas “menos locas” que ésta han diagnosticado psiquiátricamente y medicado a algunas personas que conozco… aunque está claro que también depende el cómo y el desde dónde se cuenta.

Sucesivamente fueron llegando prácticamente todos los maestros que había conocido… desde el más “laisez faire” al del estilo más “directivo”, desde el más compasivo al más impunitivo, desde el más racional al más intuitivo… desde el más pragmático al más trascendental. Todos fueron señalándome detalles y aportándome preguntas que hacerle y respuestas que darle.

Incluso hubo la modalidad de uno en cada oreja, en una dialéctica donde cada uno me animaba para moverme en una dirección diferente.



 Agujero prestado por David. Gracias

Yo, la verdad es que me sentía como si estuviera asistido por los ángeles, y que mi único mérito era seguir paseándome por la inconsciencia de haber perdido las riendas… pero como tampoco podía hacer otra cosa…

¿Cómo llegué a esa situación? ¿Qué hizo que entrara en estado de shock?

Esto sucedió en el transcurso del último taller del curso de formación… Era el “examen final”, las sesiones eran verdaderas, y además se grababan en vídeo en vivo y en directo, y después se repasaban (precursores de OT y Fama a Bailar ;-)

Para mi esa formación representó, representaba y representa mucho. Después del “vacío de alma” que me había quedado tras mi paso por la Facultad de Psicología, fue una verdadera suerte, azarosa del todo, encontrarme con la Psicoterapia Gestalt… Entonces no había “Bucays”… y para muchos “colegas” la Gestalt era como una extravagancia acientífica, … pero a mi el corazón me decía que esa forma de psicoterapia rozaba muchas más “verdades esenciales” que lo conocido hasta ese momento.



 Agujero prestado por Javier. Gracias

Era esta una visión muy íntima… por aquellos tiempos uno de mis handicaps era expresarme, mostrarme, hablar en público… La formación era teórico-práctica-vivencial en talleres intensivos de fin de semana,… y cualquier ejercicio por parejas o grupal representaban para mi un salto demasiado grande por mi timidez e inseguridad… y me solía quedar rezagado.

Admiraba a mis compañeros que eran muy resueltos y atrevidos exponiéndose… aunque también había unos pocos que se retraían incluso más que yo.

Hacía ya unos meses que me sentía triste, porque no me sentía capaz de “ejercer” … y a eso se le unía un acontecimiento extraordinario: Mi primera discusión con un maestro, en este caso, el director de la formación, y mi psicoterapeuta.




Yo que siempre había sido un alumno obediente y poco conflictivo…  Me había sentido muy decepcionado al enterarme de algo en el penúltimo taller, algo que me parecía injusto. Y entendí que tenía que expresarlo.. Y eso hice nada más comenzar ese último taller.

Aquello provocó una gran tensión entre maestro y discípulo. Una tensión que elevó mi ya de por sí tendencia a quedarme rezagado, a la categoría de autoexcluído. Por vez primera nos daban libertad para examinarse o no. Y yo decidí no examinarme.

En un rincón de la sala, con la moral poco más abajo de las plantas de los pies…. Y como ayuda extra, el taller más triste y decepcionante de los tres años.

Ver a compañeros que había estado admirando durante todo el curso, haciendo intervenciones algo menos de mediocres, me desmoralizaba más.




Aquello se fue poniendo muy feo, los ánimos de todo el grupo iban decayendo… Y cuando estábamos a más de la mitad del taller, el director de la formación, algo más que cabreado, decidió interrumpir, salirse del guión y aquello se convirtió en una crisis de emergencia. Se cancelaron todos los trabajos que había pendientes y nos soltó un largo sermón.

El sermón consumió una gran parte del tiempo del taller… Para cuando acabó quedaba espacio para una sola intervención, para un solo examen final.

Salieron dos voluntarios al centro….






Miré alrededor, y no me vi en la sala, en ningún rincón… ¿Entonces? … me dije, si no estoy alrededor de la sala, debo ser uno de esos dos voluntarios. Glups!



Si lo de escuchar las voces de los maestros, y hasta notar su presencia, es de psiquiátrico… lo de desplazarse desde un rincón hasta el centro de la sala, sin pretenderlo, sin esforzarse, sin proponérselo…. Y después de haber echado la toalla, desistido, renunciado a ello...

Agujeros Prestados.

Continuará.

P.D.: Me he quedado sin fotos de agujeros prestados para ilustrar la segunda parte de esta entrada… ¿Alguien me presta alguno?

1 comentario:

  1. Creo que algunos agu-(j)-eros no van a saber prestarse, ni compartirse: son y están. Para todos los todos que caben en el Todo, en todas partes. Y aquel que los "ve" lo sabe.
    A veces se "guardan" en secreto. Tal vez siempre han estado ahí, aquí, ahora. Como esos agujeros negros del tejido del cosmos que se "no se ven" y se aprecian cuando se acerca alguna materia y la compactan densándose aún más, secuestrándose hacia otros universos paralelos. Y se reconocen. Se saben.

    Estoy triste, y me gustaría prestar mi dolor por la partida de Lhasa de Sela, que me ha acompañado de cara a la pared durante los últimos años. Su último disco es una verdadera delicia.
    Podríamos compartir también sus agujeros sonoros ( http://www.youtube.com/watch?v=qnDl9a6FqSA&feature=related)

    Va por ella.

    ... "Despierto en el interior de una caja. No sé cómo he llegado hasta aquí. La caja tiene una amplitud aproximada de un metro cuadrado y es totalmente opaca, oscura. No consigo encontrar ningún punto por el que poder escapar de ella. Se mueve intermitente, sin sentido aparente. Pasan los segundos y mi respiración se acelera, mi cuerpo se agarrota y mi imaginación se dispara. Puedo ver mil formas de locura antes de que llegue el final, pero de momento decido luchar. Nada. No consigo nada. Creo que voy a morir en el interior de un metro cuadrado de nada. Solo. Conmigo.

    De repente un brusco movimiento, tal vez un golpe de viento y la caja abierta. Que fácil era. Mis temores se esfuman con la luz del sol, la preciosa luz del sol. Por fin voy a poder salir de aquel claustrofóbico zulo.

    La brisa fresca consigue restablecerme. Estiro el cuello y consigo sacar la cabeza. Observo a mi alrededor. Efectivamente, a partir de ahora voy a poder disfrutar de espacio. El incesante movimiento de la caja tenía su explicación. Tenía sentido, el de la corriente. La caja navega solitaria en la inmensidad del mar, y yo dentro.

    Han pasado tres días desde que despertara en la caja, sigo vagando sin rumbo y aún no he conseguido intuir presencia de vida humana, de tierra firme. Voy a morir en el mar. Es curioso pero ya no tengo hambre, sed, dolor o calor, el único sentimiento que tengo ahora es el de añoranza. Creo que echo de menos aquel tiempo en el que estuve encerrado en el interior de un metro cuadrado de nada. Solo. Conmigo."

    ResponderEliminar