Que esta vida nuestra está llena de agujeros


Que este Samsara budista que nos tiene atrapados está repleto de agujeros de acceso a ese Nirvana que creemos inalcanzable.

Que esta vida nuestra a la que hemos llegado tras ser expulsados del Edén por siempre anhelado de los cristianos...

Que esta vida sin sentido del universo del escépticismo... está llena de agujeros con acceso al sentido.

Que esta vida loca de mi tocayo Céspedes... con su loca realidad....

Agujeros, agujeros por todas partes.

Agujeros por todos lados.

Sociable

jueves, 4 de febrero de 2010

Miedos, ganas, epi y blas

  “¿Dónde está la vida que perdemos viviendo; dónde está la sabiduría que perdemos en el conocimiento;  dónde está el conocimiento que perdemos en la información?"
T.S. Eliot (1888-1965)

 Granada. Enero 2010.

Epi: Blas! ¿todavía no te has dormido?
Blas: No… estaba pensando…
Epi: Vale, pero duérmete ya!


Blas: ¿Epi?
Epi: Síiii!
Blas: ¿Tú nunca has tenido miedo de dormirte y no despertarte más?
Epi: … Por qué no te duermes?, Blas…
Blas: Sí, pero dime… nunca has tenido ese miedo, o algún otro?
Epi: Sí, Blas! He tenido y tengo algunos miedos….
Blas: Muy bien, Epi… ¿y ese miedo en concreto?
Epi: Sí, Blas … por eso quiero dormirme enseguida y que ese miedo no me aceche… porque si me acecha, no podré dormir, y no podré experimentar si cuando despierte seguiré estando aquí.
Blas: … entonces tú también lo tienes…
Epi: Yo creo Blas que todos tenemos ese miedo, y muchos más.
Blas: Y cómo podemos dormir?
Epi: En ocasiones, como nos hemos ocupado de “hacer sin parar” para que no quede espacio para los miedos… Estamos agotados y caemos dormidos para descansar del “hacer”…
Blas: Somos complicados, eh? Epi?
Epi: Sí, lo somos …


Blas: Epi?
Epi: Sí!
Blas: … no, que estaba pensando si tú no tienes alegría, motivación, ganas de vivir, de dormir, de soñar, de despertar, de no hacer,… de hacer…
Epí: Sí las tengo, Blas! Cuando los miedos no están presentes, es eso lo que hay!
Blas: Sí Epi? ….
Epi: Sí.
Blas: …. Nos vamos a dormir ya?
Epi: Sí.
Blas: Buenas noches, Epi!
Epi: Buenas noches, Blas!
Blas: Apago la luz.
Zzzzzzz.

  Granada. Enero 2010.

El otro día encontré una web en Internet donde te decía cuántas personas había en cada ciudad apellidadas con el mismo apellido, y eso con cada apellido.
Cuántos Epi, cuántos Blas habrá en el planeta??

"Valor y amor son las dos únicas virtudes indispensables; aunque todas las demás no existieran o se eclipsaran, éstas dos mantendrían viva el alma."
Sri Aurobindo.

Esta entrada quiero dedicársela en especial a un hombre humilde, digno e íntegro. Mi padre. Va por él.
Fran Antón (1965, … 2010, ….)

13 comentarios:

  1. jeje... ingeniosa y pedagógica forma de ejemplificar como nos complicamos la Vida.
    La verdadera Vida ya es sencilla y plena y la hacemos caótica, a veces frustante y que da miedo con tanta "figuración mental" vertida en exceso a lo largo del día.
    Más de la mitad de nuestros pensamientos cotidianos "sobran", pues son los que nos llevan finalmente a ser como Epi y como Blas.

    ResponderEliminar
  2. gracias infinitocero por tu comentario... yo diría que "sobra" hasta el pensamiento de que sobran los pensamientos ;-) o no sobra ninguno y tan sólo hay que incluirlos y trascenderlos ;-)

    ResponderEliminar
  3. Pero para incluirlos y trascenderlos hay que dejar de hacer de vez en cuando... No? Aunque a veces también "hacer" es una manera de salirse de ciertas pautas... Me he vuelto a encontrar con este texto casi 3 semanas después y me parece escuchar más hondo que la primera vez...

    ResponderEliminar
  4. : ) Cuando mediante la práctica adecuada los pensamientos se incluyen (se aceptan observándose ecuánimemente) y se transcienden (cesa la identificación de "el que piensa" con "lo pensado"), entonces la mente-mono que salta compulsivamente de un pensamiento a otro reduce naturalmente su umbral de actividad, pensándose únicamente "lo que se tiene que pensar". Aquí es cuando se vivencia que la mitad de los pensamientos sobran.

    Esto era : )

    ResponderEliminar
  5. Pero no sobran si se trascienden, ¿no?... Porque lo trascendido sólo es posible cuando dejamos que suceda, por tanto no sobra, ¿no?... Y si "sobrar" es cantidad, y no calidad, entonces la "vivencia" aquí también es un pensamiento, ¿no?...

    ResponderEliminar
  6. Blas: …. Nos vamos a dormir ya?
    Epi: Sí.
    Blas: Buenas noches, Epi!
    Epi: Buenas noches, Blas!
    Blas: Apago la luz.
    Zzzzzzz.

    Muchas gracias por vuestras aportaciones. Hondo, sí,muy hondo ;-)

    ResponderEliminar
  7. Toda pregunta ha de ser respondida; toda inquietud ha de ser saciada. Todo verdadero Camino ha de ser encontrado, ¿es esto lo suficientemente hondo? ; ) Es lo suficientemente práctico.

    ¿Sobra lo que se trasciende? Lo que se trasciende sobra una vez se ha trascendido y ha desaparecido por si solo, y no antes.

    ¿La "vivencia" es un pensamiento? La "vivencia" es la pura experiencia.

    Adalberti, sólo la práctica meditativa lleva a la comprensión de estos enunciados; nunca la elucubración mental.

    "Blas: …. Nos vamos a dormir ya?
    Epi: Sí.
    Blas: Buenas noches, Epi!
    Epi: Buenas noches, Blas!
    Blas: Apago la luz."

    Gracias por haberme permitido compartir tu espacio : )

    ResponderEliminar
  8. :) :) agu(a)ceros (: (:

    Si el engaste
    el subsobo
    los trueques toques topos
    las malacras
    el desove
    los topes
    si el egohueco herniado
    el covaciarse a cero
    los elencos del asco
    las acreencias
    los finitos afines pudiesen menos
    si no expudieran casi los escarbes vitales
    el hartazgo en cadena
    lo posmascado pálido
    si el final torvo sorbo de luz niebla de ahogo no antepudiese
    tanto
    ah
    el verdever
    el todo ver quizás en libre aleo el ser
    el puro ser sin hojas ya sin costas ni ondas locas ni recontras
    sólo su ámbito solo
    recién
    quizás
    recién entonces

    Es de Girondo, que me tiene absorto y en vez de apagar me enciende.
    Gracias Oliverio.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta, fer ;-) ... si el egohueco herniado ;-)

    ResponderEliminar
  10. ¿Pero trascender no es integrar, abrazar, incorporar? ¿Cómo puede sobrar lo incorporado?

    Dime, Infinitocero... ¿Cómo puede haber pura experiencia si el "conocimiento" de que "es" pura "borra" de un plumazo las impurezas que la hacen posible, que la integran, que son incorporadas, que son abrazadas? Y si desaparecen, ¿a dónde fueron a parar? ¿Dejaron de existir? ¿Qué tipo de Mr. Proper usa Dios?

    ¿Cómo puede no ser vivencia el regocijo de una poesía tan llena de vida y de "impurezas" como la de Girondo? Qué bueno, Fer!

    La práctica meditativa és útil para dejar de elucubrar... Pero si no hacemos, si no creamos, si no nos manchamos las manos... ¿cómo entonces podemos llegar a ser lo que somos? ¿Cómo es posible que el silencio "piense" que sobran los pensamientos? ¿Cómo es posible que el Sol "piense" que sobra la noche? ¿Cómo es posible la vida sin movimiento?

    ResponderEliminar
  11. Sencillo, todo mucho más sencillo... más inmediato, más evidente.

    Dices: "La práctica meditativa es buena para dejar de elucubrar..."
    La práctica meditativa es buena para dejar de elucubrar y para elucubrar desde el anclaje a este instante; es buena para "hacer" y para "no hacer"... para "crear" y para "mancharse las manos"

    Lo que aquí está escrito, lo que no lo está, lo que digo, lo que no digo, lo que hago y lo que no... son como polvo Zen que levanto en el Camino -Nada escapa a la "práctica"-

    Tus preguntas sin duda tienen respuesta, pero no soy yo el que las puede responder. Ruido... mucho ruido.
    Sencillo... todo mucho más sencillo.
    Ha sido un placer.

    ResponderEliminar
  12. Infinitocero, Adalberti...os voy a hacer un homenaje uno de estos días.... por el sabroso diálogo ;-)

    Gracias.

    ResponderEliminar
  13. Si Leonardo no buscase respuestas en el "ruido", no hubiese dibujado el hombre de vitruvio...

    Si nuestros padres no se buscasen en el "ruido", no habría blogs ni habría práctica ni habría monjes zen...

    Si el nirvana pensase que el samsara sobra y que la sinfonía del universo no está hecha a base de preguntas, no habría polvo ni habría camino ni habría zen...

    Sonido, mucho sonido... áspera melodía, magnífica armonía, profundo ritmo, misterioso contrapunto,... ¡Música!, que sin silencio, sin respiración, tampoco es posible...

    ResponderEliminar